Límites a la expansión de la persecución por crímenes internacionales y del papel del juez-historiador: La aportación de la STS 101/2012