Cómo salvare el pellejo sin renunciar a la poesía: sobre Roberto Bolaño