¿El delito de negacionismo? El instrumento penal como guardián de la memoria