Entre polìtica y literatura: Quevedo y las sibilas