Sobre algunos pasos biblicos en la agudeza de Quevedo