Primo piano: Esteban Conde Naranjo, El argos de la Monarquía