El romance «Cruel llaman a Nerón» de Quevedo y la tradición del elogio paradójico del tirano