Presencia y evanescencia del yo lírico: desde Valente a Trapiello (pasando por Talens)