La disimulación 'prudencia divinamente politica' en la Caída para levantarse de Quevedo