El motivo del «reparto de los reinos» entre política y literatura