Memoria ex visu y empresas caballerescas (II): de los libros de caballerías al Persiles sin olvidar el Quijote