Así muchas vezes los ojos me alimpiava, mas veía siempre ser así: del prólogo de Febo el Troyano a la cueva de Montesinos