Lope, Artelope y las traducciones