Francisco de Quevedo: La constancia y paciencia del santo Job